Angiógrafo del Hospital Base Valdivia suma 500 atenciones y ya inició procedimientos pediátricos

7 de mayo de 2024 | 11:14 am , Publicado por: Comunicaciones

 

El moderno equipamiento permite realizar una serie de atenciones del área de cardiología, para los cuales antes no había otra opción más que derivar los casos a Temuco o Puerto Montt, mientras que los pacientes pediátricos eran trasladados a Santiago.

Un total de 500 pacientes provenientes de toda la región de Los Ríos y alrededores han recibido atención médica gracias al angiógrafo recientemente adquirido por el Hospital Base Valdivia (HBV), gracias a una inversión de $1.800 millones financiada por el Gobierno Regional. El moderno equipamiento inició su funcionamiento en agosto del año pasado y sólo durante marzo de este año se realizaron 148 procedimientos. Además, en abril inició la atención de pacientes pediátricos.

Más detalles al respecto entregó el cardiólogo intervencional del establecimiento, Dr. Leonardo Nahuelpán, quien es el médico coordinador del Pabellón de Hemodinamia del HBV. En la ocasión explicó que, en primer lugar «un angiógrafo es un equipo de alta tecnología, que a través de la utilización de rayos X permite obtener imágenes en vivo de las zonas que queremos observar, en este caso la parte vascular, utilizando medios de contraste. Otros equipos de rayos X como un escáner o una radiografía convencional entregan imágenes fijas, en cambio el angiógrafo arroja imágenes en vivo, lo que permite verlas mientras uno realiza el procedimiento».

El profesional especificó que «todos los procedimientos que nosotros hacemos tienen dos fases. La primera es hacer un diagnóstico y luego si las condiciones así lo permiten, lo que ocurre en la mayoría de los casos, se puede pasar a la segunda fase en el mismo evento que es realizar tratamiento y con procedimientos que son mínimamente invasivos».

En esa línea, ejemplificó que «un paciente que tiene un defecto vascular congénito podría ser sometido a una cirugía cardíaca para hacer el cierre del defecto, pero acá se puede hacer por vía percutánea, es decir, se punciona una arteria o vena y a través de esa punción avanzamos con el material y resolvemos el problema. Eso es para todas las patologías, por lo que la morbilidad asociada a procedimientos, los días de estadía hospitalaria, y todo el proceso de recuperación es tremendamente rápido. En su mayoría, los pacientes están 24 horas hospitalizados y se pueden ir a sus casas”.

El médico sostuvo que la adquisición del angiógrafo «ha sido un tremendo avance desde todo punto de vista. Primero, los beneficiados son nuestros pacientes, ya que ha permitido aumentar la cobertura de casos, porque antes dependíamos de la derivación principalmente hacia el hospital de Temuco, también derivábamos algunos pacientes a Puerto Montt. En el caso de los pediátricos y pacientes vasculares, tenían que ser derivados a hospitales de la región Metropolitana. Es un tremendo avance que todo esto se pueda hacer ahora a nivel local, lo que permite de cierta forma un diagnóstico y tratamiento más oportuno.

Nos permite aumentar la complejidad de las cosas que estamos haciendo y la especifidad de los diagnósticos».

Con respecto al tipo de patologías que se pueden abordar a través del angiógrafo, Nahuelpán explicó que «tenemos un equipo multidisciplinario que incluye en este momento cardiología intervencional de adultos, cardiología intervencional pediátrica, cirugía vascular periférica y electrofisiología, pero además en un hito que yo destaco tremendamente, es que también hemos hecho pacientes de radiología intervencional y de cirugía neurovascular, para lo cual nosotros no tenemos los especialistas, pero han venido médicos desde Temuco y Puerto Montt en colaboración con nuestro hospital.

Eso para mí es tremendamente importante porque refuerza el concepto de no derivar al paciente a otro hospital, sino que el médico viene donde está el paciente».

«Los pacientes están muy contentos, ya que uno siempre está más tranquilo cuando está en casa. Si bien no todos los pacientes son de Valdivia, hay un mayor acceso para que sean acompañados por sus familiares y están siendo tratados por un equipo que ellos ya conocen. Evita que deban desplazarse a otras regiones tan distante con la Metropolitana, que los pacientes muchas veces ni siquiera conocen», agregó.

Consultado por algunos casos en que el uso del angiógrafo haya sido fundamental para salvar la vida del paciente, el cardiólogo intervencional expuso que «me recuerdo de dos casos específicos. Un paciente joven de 45 años que tuvo un accidente automovilístico, resultando con un politraumatismo y entre lo cual sufrió lesiones vasculares. Eso fue resuelto de forma endovascular y no hubo necesidad de hacer una cirugía abierta, lo que hubiese aumentando el riesgo y la morbilidad en este caso».

Y agregó: «El otro caso es muy reciente y corresponde a un escolar que estando en el colegio hizo una muerte súbita, por lo que fue reanimado con un desfibrilador en el establecimiento, lo que fue determinante en primera instancia. Posteriormente se le ha implantado un dispositivo desfibrilador que va a llevar consigo toda la vida, pero que disminuye el riesgo de tener un segundo evento de muerte súbita».

ATENCIÓN PEDIÁTRICA

En abril recién pasado, se marcó un nuevo hito en relación al uso del angiógrafo, ya que comenzó a atender pacientes pediátricos. «Los centros que hacen estos procedimientos están todos en Santiago. Si un recién nacido o paciente de la edad pediátrica tenía alguna patología congénita, teníamos que trasladarlos a Santiago, fundamentalmente al Hospital Luis Calvo Mackenna», explicó Leonardo Nahuelpán.

En ese contexto, destacó que «acá en el Hospital Base tenemos un colega de mucha experiencia que es referente a nivel nacional (en cardiología infantil) como es el doctor Leopoldo Romero, quien está radica en Valdivia hace varios años, pero no podía realizar su labor de forma más masiva porque no teníamos el angiógrafo.

Ahora ha comenzado a trabajar con los niños en nuestro hospital, lo que nos tiene muy contentos». Con respecto a las patologías que se pueden abordar en pacientes pediátricos, el profesional sostuvo que «los procedimientos más recurrentes son los ductos arteriosos persistentes, el cierre del foramen oval y comunicaciones interauriculares. Todas ellas tienen que ver con el cambio de circulación fetal a la de recién nacido».

Al realizar un balance general de la puesta en funcionamiento del angiógrafo, el doctor Nahuelpán comentó que «comenzamos a funcionar en agosto del año pasado en una marcha blanca que fue bastante prolongada por un tema de la adquisición de los distintos insumos. Tuvimos que armar un pabellón desde cero y debíamos tener insumos para todas las especialidades y para múltiples patologías, lo que nos fue atrasando un poco.

Aún así en abril alcanzamos los 500 pacientes, que es una buena cifra y sólo en marzo hicimos 148 procedimientos, de los cuales el 54% corresponde a cardiología intervencional en adultos, 41% a vascular periférico y 5% a electrofisiología».

EXPERIENCIA PEDIÁTRICA

El pasado viernes 26 de abril se realizó la primera intervención cardiológica a una paciente pediátrica, utilizando en angiógrafo. Se trató de la pequeña Jade Jaramillo Miranda, de 5 años y 10 meses, oriunda del sector de Maihue, Futrono.

Tras la intervención, su hermana Francisca Jaramillo explicó que «Jade tiene un soplo en el corazón y eso provoca que tenga hemorragias frecuentes. La única solución era esperar que el angiógrafo esté operativo para atender pacientes pediátricos y así atacar el problema de origen.

El 22 de abril nos llamaron y nos dijeron que estaba todo listo para el mismo viernes, por lo que al día siguiente se hizo los exámenes y el 26 de abril se le realizó la intervención».

«Como familia esperamos mucho tiempo este procedimiento y ahora estamos felices porque con esta intervención, ella va a tener una mejoría definitiva, porque si no se lo hubieran hecho este procedimiento ahora, le hubiese afectado mucho en la vida adulta», agregó la hermana de la paciente.

DIRECTOR

El nuevo director del Hospital Base Valdivia, Erick Vargas, destacó el trabajo que se viene realizando desde la puesta en marcha del angiógrafo, en agosto de 2023.

«Nos ha permitido atender a más de 500 pacientes de la región de Los Ríos y de la macrozona sur, con un equipamiento de alta tecnología con el que hemos ampliado nuestra cartera de prestaciones y contribuido en el manejo mínimamente invasivo principalmente de patologías cardiovasculares, como también de otras especialidades», expresó.

Asimismo, explicó que «en el contexto estratégico del desarrollo de especialidades en establecimientos hospitalarios de alta complejidad, lo más simple es conseguir inversión en infraestructura y equipamiento, pero lo más difícil es contar con el equipo de especialistas que dan vida a las inversiones.

Por tanto, es muy importante también hacer el reconocimiento y agradecer al equipo médico y a todos quienes contribuyeron en que la habilitación de la Unidad de Tratamiento Endovascular y la llegada del equipo angiógrafo avanzara y se concretara».